Venezuela
  |     |  
FacebookTwitterYouTubeInstagram

Cuando David Mc.Connell, un vendedor neoyorquino de libros a domicilio, decidió dedicarse a la venta de perfumes de su propia manufactura, la historia de la belleza y de la mujer cambió para siempre. Bajo el nombre de California Perfume Company la empresa prosperó y el señor Mc.Connell decidió formar su propia fuerza de ventas. Así, reclutó a la primera mujer de la historia que se desempeñó como Representante de Ventas: la señora Florence Albee. Muy pronto California Perfume Company se convirtió en la exitosa empresa que David Mc.Connell había soñado, por lo que decidió buscar un nuevo nombre

que traspasara fronteras. Fue así como en 1939 nació Avon Products Inc., nombre inspirado en el pueblo natal de uno de sus escritores favoritos, William Shakespeare. Desde el comienzo del sueño de David Mc.Connell, hasta el día de hoy, han pasado más de 125 años durante los cuales Avon ha tocado la puerta de millones de hogares en más de 100 países; reinventándose para acoger a nuevas generaciones, apostando a la independencia de la mujer alrededor del mundo, creando lazos de persona a persona y consolidando la llamada: